Inicio » Artículos

Recomendaciones en materia de consumo ofrecidas a las personas mayores

Las personas mayores son un colectivo especialmente vulnerable en lo que a consumo se refiere. Una correcta información puede ayudar a su defensa ante posibles abusos y a ejercer los derechos que tiene reconocidos como personas consumidoras y usuarias.

El colectivo de la tercera edad goza, como personas consumidoras y usuarias que son, de una serie de derechos en materia de consumo. No en pocas ocasiones, la especial situación de indefensión o vulnerabilidad en que se encuentran las personas mayores es aprovechada para la comisión de abusos, estafas o fraudes.

Para evitarlo, es muy importante que estas personas cuenten con una información clara y adecuada al objeto de que puedan ejercer sus derechos como personas consumidoras. A continuación se ofrecen una serie de recomendaciones generales a tener en cuenta, no solamente por el colectivo de personas mayores, sino también por las personas consumidoras y usuarias en general:

  • Antes de comprar un producto o contratar un producto, infórmese adecuadamente de sus derechos.
  • Lea concienzudamente el contrato antes de firmarlo, y solicite siempre una copia idéntica del mismo. Lea especialmente la conocida como letra pequeña. Si no hay seguridad sobre algún aspecto del contrato nunca firme nada. Si es preciso, llévese consigo el contrato a su casa para leerlo con tranquilidad.
  • Exija siempre un tique o factura por los productos adquiridos o por los servicios recibidos. Guárdelo siempre en lugar seguro, y durante el periodo completo de la garantía, ya que será fundamental para poder reclamar.
  • Debe saber que en las ventas a distancia y en las celebradas fuera de establecimiento mercantil, existe un plazo de 14 días naturales para desistir del contrato.
  • Si algo no interesa realmente, dejar claro que no hay interés en comprar o adquirir el producto o servicio.
  • Nunca facilite ningún tipo de dato personal (número de cuenta bancaria, número de tarjeta de crédito, DNI, etc.) por correo electrónico o por teléfono, o en visitas domiciliarias.
  • Ante cualquier disconformidad con el servicio prestado o el producto adquirido, puede solicitar la Hoja de Quejas y Reclamaciones oficial de la Junta de Andalucía.

 

De manera específica, se pueden tener en cuenta otros consejos:

  • Cualquier producto nuevo tendrá un plazo de garantía de 2 años, siendo de 1 año para los productos de segunda mano.
  • En materia de electricidad, compruebe que las lecturas realizadas en su contador se corresponden con las marcadas realmente en el mismo. Es aconsejable revisar minuciosamente las facturas y, si hay alguna discordancia, proceder a reclamar. Desconfíe de las personas que se pasan por casa prometiéndole sustanciosas ofertas o descuentos en su próxima factura.
  • En materia de suministro de gas, debe saber que las inspecciones de gas natural: son periódicas, son con cargo a tarifas aprobadas por el Gobierno, están sujetas a un preaviso mínimo de 5 días, se hacen cada 5 años y las realizan las empresas distribuidoras con cargo a la próxima factura (no en pago en metálico). Las inspecciones de gas butano: se han de hacer cada 5 años, solicitadas por la persona consumidora a una empresa instaladora autorizada que tendrá sus tarifas que deberá abonar la persona consumidora.
  • Por lo tanto, si en su domicilio se presenta alguien que dice ser persona revisora del gas, habría que solicitarle su acreditación. Si no la posee, no permitir que realice revisión alguna ya que puede tratarse de un timo. Asimismo, si la empresa suministradora no ha avisado de la inspección de gas natural, y se presentan en su domicilio, desconfíe igualmente.
  • Si se reciben llamadas telefónicas ofreciendo mejoras en contratos de telefonía, electricidad, gas, etc., si no se está interesado decir claramente que no se desea. No facilite sus datos personales.
  • En Internet, siempre hay que actuar con mucha cautela a la hora de comprar o adquirir un cierto servicio: utilizar servidores seguros, páginas Web con un candado o llave a pie de la página o con el símbolo de confianza online. Si el sitio donde accede no es de confianza, no facilite ningún tipo de dato personal o económico.
  • No existen los productos milagro, incluso pueden ser considerados como una verdadera estafa, ya que pueden suponer un riesgo para la salud. En muchas ocasiones, dicen que pueden curar enfermedades graves, incurables y otras afecciones como reuma, artritis, propias de la tercera edad. Siempre acuda a una persona especialista médica que le pueda asesorar sobre sus problemas de salud.
  • Si contrata un trabajo de fontanería, servicio técnico de un electrodoméstico, pintura, albañilería, etc., hágalo siempre con una empresa de confianza y no con la primera que encuentre. Compare precios e infórmese de la empresa en foros en Internet. Solicite siempre un presupuesto previo a la reparación por escrito. Al final del trabajo, exija la oportuna factura por los servicios recibidos. Por lo tanto, desconfíe de las empresas que:

 

  1. No le hagan presupuesto o no le facilite factura.
  2. Sólo acepten pagos en metálico o por adelantado.
  3. Vienen sin haberlo usted contratado o citado de manera previa. No deje entrar en su vivienda a nadie que se haga pasar por empresa de reparación.
  4. Ofrecen una garantía en la reparación por periodos anormalmente elevados.
  5. Facturan por cantidades que no coincidan con el presupuesto anterior.
  6. Le propongan una entidad financiera donde solicitar un préstamo para hacer frente a los pagos del trabajo.

 

  • Con respecto a la contratación de viajes:

 

  1. No confíe en las agencias que le ofrecen viajes por precios desorbitadamente bajos.
  2. La contratación de un viaje por Internet hay que hacerla desde páginas seguras.
  3. La contratación de un viaje hay que hacerla siempre con las mismas agencias o compañías aéreas, evitando intermediarios dudosos. Teclear la dirección de la página oficial de la agencia o compañía aérea directamente en el navegador de Internet y no desde enlaces que vengan, por ejemplo, en un correo electrónico. Es recomendable siempre contratar con una empresa que esté adherida al Sistema Arbitral de Consumo.
  4. Si tienen algún problema, y ha contratado sólo el transporte, podrá reclamar directamente a la compañía transportista. De lo contrario, si ha contratado un viaje combinado (transporte más alojamiento) la reclamación deberá ser dirigida a la agencia de viajes.

 

  • A la hora de contratar un alojamiento para las vacaciones hay que ser muy cautelosos ya que bajo una apariencia normal puede esconderse una estafa o un fraude.

 

Fuente: 
Guía sobre consumo para las personas mayores (Consorcio Extremeño de Información al Consumidor))
Valora el artículo: