Medios de pago que se pueden utilizar en el comercio electrónico

A la hora de realizar una compra a través de internet es muy útil conocer los diferentes medios de pago que se pueden utilizar, así como cuáles son los más seguros de utilizar.
Imagen electrónica de cesta de compra y cursor encima

Teniendo en cuenta la Guía Práctica de Compra Segura en Internet publicada de manera conjunta por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), la por entonces Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y la Policía Nacional, si va a realizar una compra a través de internet es importante conocer los diversos medios de pago que se pueden presentar a la hora de realizar la transacción económica: pago en efectivo, pago contra reembolso, pago por transferencia bancaria, pago con tarjeta o utilizando diversas plataformas de pago.

 

Pagos en efectivo.

  • Se trata de un sistema de pago no recomendable de utilizar, ya que se envía a la empresa online el dinero de manera anónima (no supone intercambio de datos bancarios entre las partes, ni se sabe quién compra ni quién vende).
  • Será difícil recuperar el dinero a posteriori en el caso de que surja algún problema con la transacción.
  • Por lo tanto, si alguna empresa online le exigiera dinero en efectivo, es aconsejable no seguir con la operación, no siendo un método seguro para realizar compras por internet.

 

Pagos contra reembolso.

  • Se realiza el pago cuando se recibe la mercancía, por lo que supone un sistema de pago fiable para la parte compradora.
  • No obstante, la entidad vendedora puede estimar si implementar este tipo de ventas debido a la inseguridad que puede generar el envío de un producto todavía no pagado.
  • En este tipo de pagos es recomendable visualizar el producto cuando se recibe para comprobar el estado de la mercancía.

 

Pagos por transferencia bancaria.

  • En este tipo de pago no se precisa introducir datos bancarios en la web de la empresa vendedora.
  • Se trata de ingresar la cantidad de dinero que cuesta el producto en la cuenta bancaria propiedad de la entidad vendedora.
  • Es un sistema de pago que no siempre está disponible en las empresas que operan por internet.
  • La entidad vendedora solo deberá facilitar los datos de la cuenta bancaria para que la parte compradora realice el oportuno ingreso.
  • Sin embargo, puede suponer riesgos, debiéndose prestar especial atención y cuidado en las denominadas transferencias internacionales, ya que si surge algún problema podría ser complicado recuperar el dinero transferido.

 

Pagos con tarjeta bancaria (crédito/débito).

  • Se trata de una de las modalidades de pago más utilizada para comprar a través de internet.
  • Si un importe pagado con tarjeta ha sido cargado de manera fraudulenta, se podrá exigir de manera inmediata la anulación del cargo.
  • Si la compra hubiera sido efectivamente realizada por la persona consumidora titular de la tarjeta y la exigencia de la devolución no fuera consecuencia de haberse ejercido el derecho de desistimiento o de resolución, la persona usuaria quedará obligada frente a la empresa al resarcimiento de los daños y perjuicios ocasionados como consecuencia de tal anulación.
  • En el supuesto de que se trate de pagos periódicos o continuados, es más seguro domiciliar el pago de los mismos ya que para no seguir con el servicio la persona consumidora solo tendría que devolver los oportunos recibos.
  • Puede tratarse de un sistema seguro si la empresa que opera a través de internet emplea una pasarela de pago que ofrezca el banco que se encargará de verificar la autenticidad de la tarjeta y la protección de datos de la clientela. En este caso la tienda que opera por internet en ningún momento dispondrá de los datos bancarios de la clientela.
  • Si no hay disponible una pasarela de pago, la protección de los datos será por parte de la propia empresa online, por lo que si en este supuesto se generan dudas sobre la confianza de la página de internet será mejor no facilitar datos a la misma.
  • No es recomendable facilitar datos de la tarjeta bancaria en páginas web que no dispongan de certificado de seguridad y que no sean seguras (su dirección no empieza por “https”, ni presentan un candado cerrado asociado a la barra de navegación).
  • Siempre que sea posible, puede ser una buena idea disponer de una tarjeta específica para las operaciones por internet en la que se vaya incorporando dinero a medida que sea necesario para realizar los pagos por internet.

 

Utilización de diversos servicios de pago inmediato.

Los denominados pagos inmediatos son servicios que posibilitan la realización de pagos que estarán disponibles para la persona o entidad destinataria en muy poco tiempo. Cuentan con la ventaja del poco tiempo en que el dinero estará a disposición de las personas o entidades beneficiarias con respecto a otros sistemas como las transferencias o el pago con tarjetas.

Normalmente, estos servicios de pago inmediato se pueden utilizar tras la descarga de una aplicación que puede ser, entre otras, de una entidad bancaria de una entidad de pago o de dinero electrónico, que hay que vincular a un número de teléfono móvil, una dirección de correo electrónico o una cuenta o medio de pago.

Puede tratarse de servicios en los que interviene una tercera empresa de confianza que gestionará los datos bancarios de las partes que intervienen en la transacción y que se encargará de formalizar los pagos. En estos casos:

  • No se necesitará que la entidad vendedora conozca los datos bancarios de la persona que compra y viceversa.
  • Se trata de un sistema de pago seguro siempre que la persona usuaria del mismo utilice una clave de acceso al servicio que sea fuerte. La persona usuaria sólo precisará disponer de una cuenta y configurar en ella la tarjeta de crédito que vaya a utilizar.
  • No obstante, antes de utilizar estas plataformas de pago, siempre es recomendable que se lean con detenimiento las condiciones de utilización de las mismas.

Dentro de este tipo de pagos se destaca, por su gran auge en los último tiempos, el pago online a través del teléfono móvil o relojes inteligentes. El uso de este tipo de pago destaca por su rapidez, la comodidad, ser un sistema de pago muy seguro y por su sencillez y facilidad en su manejo. Para poder utilizar este sistema:

  • Hay que asegurarse de que el teléfono móvil y el reloj inteligente con el que se desee pagar, dispone de la tecnología NFC (Near Field Communication).
  • Se deberá disponer en el dispositivo móvil en cuestión de una aplicación específica compatible con la entidad financiera y con el pago móvil.
  • El establecimiento donde se desee pagar con el dispositivo móvil deberá disponer de terminal TPV con opción contactless.

Por otro lado, se cuentan con diferentes aplicaciones que permiten los pagos inmediatos. En estos supuestos, por ejemplo, se trata de:

  • Disponer de una cuenta bancaria en España con las entidades que ofrecen el servicio.
  • Contar con un número de teléfono móvil.
  • Descargar la correspondiente aplicación de la entidad financiera que tengamos y que disponga de la opción del pago inmediato correspondiente.
  • Una vez instalada la aplicación, localizar en ella la opción del pago inmediato y activar el servicio.

En el caso de estas aplicaciones, se puede permitir, por ejemplo:

  • Enviar y recibir dinero por medio del acceso a esta herramienta en la aplicación móvil del banco en cuestión, la posterior introducción del teléfono móvil de la persona destinataria y del importe, así como su envío a la persona receptora.
  • Compra online, eligiendo la opción de pagar con el correspondiente servicio de pago inmediato en el momento de realizar la compra, introduciendo el número de teléfono y una clave obtenida desde la aplicación de pago inmediato. Con posterioridad, el oportuno banco remitirá un código de validación de la operación que deberá ser introducido.

Seguridad de los pagos y transacciones a aplicaciones de pagos inmediatos.

  • El sistema de pago a través de aplicaciones de pagos inmediatos ya que se encuentra plenamente integrado en la oportuna entidad, que puede ser, por ejemplo, una entidad bancaria que cuentan, por lo general, de eficientes sistemas de seguridad.
  • Cada entidad responsable de la aplicación puede establecer sus propios límites, operacionales, por ejemplo: importe mínimo por operación, importe máximo por operación, importe de operaciones recibidas por clientela en un día, número de operaciones recibidas por una persona en 1 mes, etc., que deben ser consultadas en las condiciones generales de uso de las mismas.
  • Si se ha realizado una determinada transacción económica a través de una aplicación de pago inmediato y no se hubiera recibido la mercancía desde la parte vendedora es recomendable que se interponga la oportuna denuncia ante las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado (por ejemplo, ante la Policía Nacional). Asimismo, siempre es altamente recomendable que ponga los hechos en conocimiento de la oportuna entidad responsable de la aplicación de pago inmediato y que se proceda, en su caso, al cambio de la clave de operaciones en la banca online. Igualmente, puede ser interesante la puesta en conocimiento de los hechos ante la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), así como del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE)
  • A efectos de seguridad en el manejo de las aplicaciones de pago inmediato, tenga en cuenta una serie de recomendaciones:
  1. Muestre mucha cautela con los correos electrónicos, llamadas telefónicas, SMS o notificaciones recibidas en los terminales móviles. Sea consciente de que una entidad financiera, ni, por ejemplo, ninguna aplicación de pago inmediato, nunca van a solicitar datos personales ni datos bancarios. No hay que facilitar nunca tales datos.
  2. Cuidado con los enlaces que vengan acompañando a los correos electrónicos. Si se pica en ellos, puede redirigir a páginas web fraudulentas que, incluso, pueden ser buenas imitaciones de páginas oficiales.
  3. Desconfíe totalmente de instituciones aparentemente públicas y oficiales (por ejemplo, hacienda, seguridad social, etc.) que le solicitan aceptar un cobro haciendo uso de alguna aplicación de pago inmediato. Tenga en cuentas que las instituciones públicas nunca realizan pagos a través de aplicaciones de pago inmediato.
  4. Si se recibe un mensaje de alguna aplicación de pago inmediato, compruebe la persona que se lo ha enviado y verifique de qué se trata realmente: si es un ingreso (va a recibir dinero) o es una solicitud de pago (va a aceptar el pago de algo, es decir, con su autorización va a enviar un dinero a alguien).

Ejemplos de estafas que se pueden cometer a través de aplicaciones de pago inmediato:

1) Alguien que, supuestamente, va a comprar un ordenador a una persona que lo vende por 700 euros:

  • En este caso, el pago se acuerdo hacerlo a través de una determinada aplicación de pago inmediato, ya que la persona vendedora la ha aceptado como método de pago.
  • La persona, supuestamente compradora, en lugar de realizar el pago a través de dicha aplicación de pago inmediato, envía una solicitud de pago a la parte vendedora.
  • La parte vendedora, sin ser consciente, acepta la solicitud de pago y envía los 700 euros a la persona estafadora

2) Una persona llama por teléfono, en nombre de un supuesto organismo público, en este caso la Seguridad Social, y le comunica que es beneficiaria de una ayuda:

  • La persona presuntamente estafadora que llama por teléfono, comunica a la persona que va a ser estafada que el pago se va a gestionar a través de alguna aplicación de pago inmediato y que para ello recibirá un SMS con un código en su móvil.
  • Cuando la persona estafada accede a ese mensaje, lo que realmente hace es aceptar una solicitud de pago por la aplicación de pago inmediato en cuestión y, por lo tanto, transfiere el dinero a la presunta estafadora y recibe ese cargo en su cuenta.

 

Recomendaciones para el registro en las páginas web de las tiendas online.

Además de conocer los distintos sistemas de pago que pueden existir en las operaciones a través de internet, se debe saber que hay muchas tiendas online que obligan al registro (apertura de una cuenta) si se desea realizar alguna transacción a través de ellas. En este caso, es importante seguir una serie de recomendaciones a la hora de crear tales cuentas:

  • Utilice siempre contraseñas que sean seguras: longitud mínima de 8 caracteres; que combine letras, mayúsculas, minúsculas, números y símbolos; no utilizar palabras sencillas; no elegir contraseñas con sus nombres, nombres de mascota, fechas de nacimiento,…; no utilizar este tipo de contraseñas ni similares: 12345678, 111111, 0000000, 123123, 987654; no utilizar las mismas contraseñas para lugares diferentes; etc.
  • Si el establecimiento que opera por internet le ofrece la posibilidad de contar con un sistema de doble verificación, es recomendable aceptarla. En este caso, el comercio solicitará un código o clave adicional que, de modo previo, habrá enviado al dispositivo indicado (por ejemplo, un teléfono móvil). La compra no se hará hasta que se introduzca el código enviado.
  • Una vez finalice el proceso de compra, es posible que se hayan memorizado en la página distintos datos personales (incluidos los datos de pago). Si le proponen guardar esos datos para tenerlos disponibles para futuras compras valore la necesidad de que esto deba ser así. Siempre es más recomendable borrarlos y volverlos a introducir de nuevo. Asimismo, siempre es recomendable cerrar la sesión de la página cuando finalice la compra.
  • Si va a descargar aplicaciones, tanto gratuitas, como de pago, es bueno que el dispositivo electrónico le solicite un código antes de realizar dicha descarga. De este modo se evitará la instalación o utilización de aplicaciones sin consentimiento de la persona propietaria del dispositivo.

 

Si necesita información en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Fuente: 
Guía Práctica de Compra Segura en Internet publicada por: la Agencia Española de Protección de Datos, el Instituto Nacional de Ciberseguridad, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición y la Policía Nacional.
Valora el artículo: