Recomendaciones para hacer compras a través de internet

El comercio electrónico implica la compra y venta de bienes o de servicios a través de internet u otras redes informáticas. Se trata de una fórmula de comercio cada vez más extendida, pudiendo suponer importantes beneficios, tanto para la parte vendedora, como para la que compra. Es fundamental adoptar una serie de pautas y seguir estas recomendaciones a la hora de hacer uso de internet para adquirir productos o contratar servicios con seguridad y garantías.

Infografía 10 claves para comprar por Internet de forma segura. Consumo Responde

 

De acuerdo con la Guía Práctica de Compra Segura en Internet publicada de manera conjunta por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), la, por entonces, Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y la Policía Nacional, antes de proceder a realizar una compra a través de internet es muy importante seguir una serie de pautas, relacionadas sobre todo con la seguridad, la compra en tiendas online de confianza y la detección de posibles fraudes.

 

Principales elementos a tener en cuenta a la hora de realizar compras utilizando medios electrónicos.

  • Realice las compras en páginas que sean seguras y que inspiren confianza. Para ello, se debe comprobar que:
  1. La dirección de la página comienza por “https” en lugar de “http”.
  2. Al lado de la dirección web debe aparecer un candado cerrado. Al picar sobre el mismo aparece un desplegable en el que se indica la información sobre el certificado de seguridad y su validez.
  3. Siempre se aconseja acceder a la dirección web de la página de comercio online a través de algún buscador reconocido o directamente introduciendo la dirección de la empresa en la barra de direcciones. Hay que descartar pulsar en accesos que lleguen a través de correo electrónico, aunque provengan de remitentes conocidos.
  • Inspeccione la página web en la que va a realizar la compra:
  1. Acceda a la información legal y política de privacidad que normalmente aparece en la parte inferior de la página.
  2. Asegúrese de que la web identifica perfectamente a su responsable y que quedan recogidos sus distintos datos: nombre o denominación social, dirección, teléfono, CIF o NIF. Hay que evitar comprar en sitios web donde no haya datos de persona responsable alguna o donde no haya dirección física de la empresa.
  3. La ausencia de calidad de la página, así como la aparición de faltas de ortografía en la misma puede dar pie a pensar que la misma no sea fiable.
  4. Los comercios que tengan sellos de confianza, que estén adheridos a códigos de conducta (como Confianza Online) ofrecen mayores garantías.
  • Verifique las distintas condiciones de compra ofrecidas en la página, tales como: plazos de entrega, formas de pago, política de devolución, características del producto o servicio, gastos de envío, etc.
  • Lea atentamente las condiciones generales del contrato. Tenga en cuenta que si marca la casilla aceptando las condiciones es como si se firmara cualquier otro tipo de contrato.
  • Desconfíe de páginas web que ofrezcan productos a precios excesivamente atractivos o ventajosos. Podría tratarse de una web fraudulenta.
  • Asegúrese de que los dispositivos desde los que realiza las compras online (ordenadores, tabletas, teléfonos móviles) están correctamente configurados, tienen la última versión de los sistemas operativos y de software, así como que tienen actualizados los sistemas antivirus.
  • Use para las compras por internet conexiones que sean seguras, descartando redes wifi públicas. Proteja la red wifi de su vivienda con una contraseña robusta.
  • Utilice medios adecuados de pago en las compras por internet. Nunca envíe dinero en efectivo. Las opciones de pago contra reembolso (si así lo permite la web), con tarjeta de crédito cuando la tienda online utiliza una pasarela de pago que ofrezca la entidad financiera, o utilizando intermediarios de confianza, así como aplicaciones de pago inmediato procedentes de fuentes fiables, pueden ser buenas opciones.
  • Una opción aconsejable para realizar compras por internet es utilizar una tarjeta de uso exclusivo para la realización de pagos online.
  • Antes de finalizar la compra, es importante repasar el resumen de la misma, el precio total y vigilar que los datos personales aportados sean los estrictamente necesarios para la transacción. Así se podrá evitar posible “spam” o correo basura, así como llamadas telefónicas no deseadas.
  • Cuando finalice la compra guarde copia de las operaciones realizadas. Normalmente, el comercio online le facilitará un resumen de la transacción, así como la posibilidad de imprimir dicho resumen y la confirmación del pedido. Asimismo, si ha aportado una dirección de correo electrónico la referida confirmación le puede llegar también a través del mismo.
  • Si no está conforme con la compra efectuada, siempre podrá hacer uso, en el plazo de 14 días naturales desde la entrega del producto, del derecho de desistimiento. Se trata de un derecho no sujeto a penalización alguna y que no necesita la alegación de motivo por parte de la persona que ejerce dicho derecho.
  • Siempre que sea posible, escoja una empresa que ofrezca la posibilidad de compras online que esté adherida al Sistema Arbitral de Consumo, ya que ofrece una garantía adicional de que cualquier posible discrepancia pueda quedar resuelta de forma rápida y gratuita.

Si va a hacer uso de una página web de compraventa o venta de artículos de segunda mano, es recomendable tener presente lo siguiente:

  • Infórmese bien sobre la persona compradora o vendedora (puede hacer búsquedas por sus datos o ver valoraciones o comentarios de otras personas usuarias).
  • Si la persona que vende dice estar en el extranjero y lo ofrece como excusa para llevar a cabo la gestión de una forma determinada, descarte la operación.
  • No acepte nunca como método de pago servicios como Western Union o Money Gram.
  • Si tiene la más mínima duda al respecto no siga con la transacción.

 

Evitar fraudes y estafas utilizando internet.

Hay que tener precauciones ante posibles fraudes que pudieran cometerse cuando se está utilizando internet. En este sentido, se debe tener especial cuidado, por ejemplo, con:

  • El “phishing” (método fraudulento consistente en suplantar la identidad de páginas web conocidas u oficiales).
  • El “carding” (utilización en fraude de las numeraciones de tarjetas de crédito o débito válidas para realizar transacciones comerciales en tiendas online)
  • Las páginas web de venta online fraudulentas (que aparentan ser páginas de comercio a través de internet, cuando en realidad son falsas), los productos falsificados o que pudieran haber sido sustraídos (sospechando cuando se venden productos supuestamente de lujo o de alta gama a precios demasiado bajos)
  • La descarga de aplicaciones (poniendo especial énfasis en las aplicaciones que descargamos para realizar compras a través de internet) y los servicios que participan como intermediarios entre una persona que compra un producto de segunda mano y la persona que lo vende.

La prevención de las estafas y fraudes en la utilización de internet pasa por:

  • Realizar las compras a través de estos medios electrónicos accediendo a páginas web de confianza.
  • Utilizar siempre conexiones y servidores seguros (https y candado cerrado en la barra de navegación).
  • Tener siempre pendiente la seguridad de los diferentes medios de pago ofertados por la web donde se está realizando la transacción.
  • Mostrar especiales precauciones con las ofertas de productos y servicios que llegan a través de correo electrónico a través de enlaces adjuntos, así como con las ofertas a precios desporporcionadamente bajos.

Minimización de los efectos del phishing

En el caso concreto del phishing, esta se trata de una estafa muy extendida consistente en la suplantación de identidad. A través de ella se remiten correos fraudulentos que, en apariencia, proceden de fuentes de confianza (bancos, organizaciones, organismos públicos, etc.). En tales correos suelen aparecen páginas web iguales o muy parecidas a las reales, logotipo o símbolos e imagen corporativa idénticos a los oficiales y enlaces que redirigen a web aparentemente normales u oficiales pero que son en realidad fraudulentas.

El modus operandi utilizado en estos casos consiste en la remisión de mensajes en el que se solicita, por ejemplo, que se comprueben los datos de una cuenta bancaria picando en un enlace facilitado y donde se solicitan datos como claves de persona usuaria, pin o contraseña, DNI y otros datos especialmente sensibles. Asimismo, puede ocurrir que con el mensaje recibido se informe de que se ha ganado un determinado premio y que, para conseguirlo, debe picar en un determinado enlace que conduce a una web donde deberán introducirse una serie de datos personales. 

Para minimizar los efectos del phishing:

  • Muestre especial precaución ante mensajes de correo electrónico proecedente de remitentes desconocidos (o aunque sean de personas conocidas), no picando en los enlaces que pudiera contener. Elimine cualquier correo que pueda parecer sospechoso o del que no se tenga constancia de su origen, no abriéndolo. Elimine cualquier correo spam o basura, no abriendo los posibles adjuntos que pudiera llevar, ni accediendo a sus enlaces asociados.
  • Evite las cadenas de mensajes, ya que estas son fuente de correo spam o basura. Lo mejor es enviar los correos con personas destinatarias ocultas.
  • Tenga instalado en el ordenador un antivirus actualizado, además de contar con las últimas versiones del software de los programas de su ordenador, tabletas y teléfonos móviles.
  • No responda a correos electrónicos que soliciten datos personales o bancarios (ninguna entidad oficial le va a solicitar datos personales a través de correo electrónico).
  • Realice una revisión regular de los movimientos de las cuentas y tarjetas y si se observa algún cargo sospechoso reclame a la entidad bancaria y anule la tarjeta afectada (tanto si ha sido robada, como si la ha perdido, así como si sospecha que ha sido utilizada de modo fraudulento).
  • Realice las compras online en páginas oficiales y consolidadas. Descarte páginas donde no vengan datos de contacto de la empresa, avisos legales, políticas de privacidad, etc.
  • Desconfíe de páginas web que contengan errores, textos mal traducidos, escasa calidad, etc.
  • Desconfíe de páginas que ofrecen, a precios desproporcionadamente reducidos, productos de lujo o de alta gama: podría tratarse de productos falsificados o robados.
  • Ponga especial cautela en sitios que le ofrecen el disfrute (en descarga o en streaming) de medios audiovisuales (películas, música) o libros, de modo gratuito y con un simple registro, ya que se puede estar ante un posible incumplimiento de los derechos de propiedad intelectual.
  • Si va a descargar en un dispositivo móvil una determinada aplicación para compras por internet, realice la descarga de la aplicación desde tiendas oficiales. A tales efectos, investigue la entidad desarrolladora de dicha aplicación, así como comentarios y puntuación otorgada por personas usuarias de la misma. Se insiste en que se lea detenidamente los términos legales y la política de privacidad de las mencionadas aplicaciones.

 

¿Qué hacer si se ha sido víctima de un fraude o estafa a través de internet?

  • Si se ha sufrido un fraude utilizando internet utilizando una determinada plataforma o marketplace es recomendable contactar con el oportuno departamento de atención de la citada plataforma.
  • Se puede, igualmente, contactar con la entidad financiera para ver la posibilidad de que se pueda anular el cargo efectuado en la oportuna cuenta.
  • Asimismo, es recomendable poner los hechos en conocimiento de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado: Policía Nacional, Guardia Civil.
  • Finalmente, es aconsejable reportar los hechos tanto en el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), como en la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI).
  • En virtud de lo anterior, es vital conservar toda la documentación de que se disponga relacionada con la producción del fraude o la estafa en cuestión.

 

Si necesita información en materia de consumo no dude en contactar con nosotros. Le recordamos que estamos a su disposición de forma gratuita y continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es, así como en nuestros perfiles de redes sociales o a través de esta misma página Web. Y si prefiere un servicio de atención presencial, puede acercarse a alguno de los Servicios Provinciales de Consumo, presentes en todas las capitales de provincia andaluzas.

Valora el artículo: